Reunión extraordinaria del Consejo Europeo, 17 a 21 de julio de 2020

Información oficial del Consejo Europeo

Principales resultados

Los dirigentes de la UE han alcanzado un acuerdo sobre el paquete de recuperación y el presupuesto de 2021-2027 que contribuirá a la reconstrucción de la UE después de la pandemia y apoyará la inversión en las transiciones ecológica y digital.

Hemos alcanzado un acuerdo sobre el paquete de recuperación y el presupuesto europeo. Las negociaciones han tenido lugar en un momento muy difícil para todos los europeos y, por supuesto, han sido difíciles, un verdadero maratón que se ha saldado con un éxito para los 27 Estados miembros, pero especialmente para los ciudadanos. Es un buen acuerdo. Es un acuerdo sólido. Y, sobre todo, es el acuerdo que Europa necesitaba en estos momentos.El presidente Michel en la rueda de prensa del Consejo Europeo

Las consecuencias socioeconómicas de la crisis de la COVID-19 exigen que se realice un esfuerzo conjunto e innovador a escala de la UE para respaldar la recuperación y la resiliencia de las economías de los Estados miembros.

Para lograr el resultado deseado y ser sostenible, el esfuerzo de recuperación deberá estar vinculado con el MFP tradicional, que viene definiendo las políticas presupuestarias de la UE desde 1988 y ofrece una perspectiva a largo plazo.

Los dirigentes de la UE han alcanzado un acuerdo sobre un paquete exhaustivo de 1,8243 billones de euros, que reúne el marco financiero plurianual (MFP) y medidas extraordinarias de recuperación en el marco del instrumento «Next Generation UE».

Presupuesto a largo plazo de la UE

El nuevo marco financiero plurianual (MFP) abarcará siete años, de 2021 a 2027. El MFP, con el refuerzo del instrumento «Next Generation EU», también servirá como instrumento principal para la aplicación del paquete de recuperación a fin de hacer frente a las consecuencias socioeconómicas de la pandemia de COVID-19.

La cuantía del MFP —1,0743 billones de euros— permitirá a la UE cumplir sus objetivos a largo plazo y preservar la plena capacidad del Plan de Recuperación. Esta propuesta está basada en gran medida en la propuesta presentada por el presidente Michel en el mes febrero, fruto de dos años de debate entre los Estados miembros.

El MFP abarcará los siguientes ámbitos de gasto:

  • mercado único, innovación y economía digital,
  • cohesión, resiliencia y valores,
  • recursos naturales y medio ambiente,
  • migración y gestión de las fronteras,
  • seguridad y defensa,
  • vecindad y resto del mundo,
  • administración pública europea.

Mecanismos de corrección

Se mantendrán las correcciones a tanto alzado de la contribución anual basada en la renta nacional bruta de Dinamarca, Alemania, Países Bajos, Austria y Suecia.

Fondo de recuperación

El fondo de recuperación, a través de «Next Generation EU», proporcionará a la Unión los medios necesarios para hacer frente a los desafíos planteados por la pandemia de COVID-19. De conformidad con el acuerdo, la Comisión podrá contraer empréstitos en los mercados por un importe máximo de 750 000 millones de euros. Estos fondos podrían utilizarse para préstamos cruzados y para gastos canalizados a través de los programas del MFP. El capital obtenido en los mercados financieros tendrá que ser reembolsado antes de finales de 2058.

Los importes disponibles en el marco de «Next Generation EU» se asignarán a siete programas distintos:

el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, REACT-EU, Horizonte Europa, InvestEU, Desarrollo Rural, el Fondo de Transición Justa y rescEU

Préstamos y subvenciones

Los Estados miembros recibirán del paquete 390 000 millones de euros en forma de subvenciones y 360 000 millones de euros en préstamos.

Asignación del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia

El plan garantiza que los fondos se destinen a los países y sectores más afectados por la crisis: el 70 % de las subvenciones del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia se comprometerá en 2021 y 2022 y el 30 % en 2023.

Las asignaciones del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia en 2021-2022 se determinarán sobre la base de los criterios de asignación de la Comisión, teniendo en cuenta el nivel de vida, el tamaño y la tasa de desempleo de los distintos Estados miembros.

Por lo que respecta a las asignaciones de 2023, el criterio de desempleo se sustituirá por la caída del PIB en 2020 y 2021.

Gobernanza y condicionalidad

En consonancia con los principios de buena gobernanza, los Estados miembros elaborarán planes nacionales de recuperación y resiliencia para el período 2021-2023Dichos planes tendrán que ser coherentes con las recomendaciones específicas por país y contribuir a las transiciones ecológica y digital. En concreto, los planes tendrán que impulsar el crecimiento y el empleo y reforzar la «resiliencia económica y social» de los países de la UE. Dichos planes se revisarán en 2022 y el Consejo aprobará, por mayoría cualificada y a propuesta de la Comisión, los resultados de esta evaluación.

Solo se realizará el desembolso de las subvenciones si se han cumplido las metas y los objetivos establecidos en los planes de recuperación y resiliencia.

En el caso excepcional de que uno o más Estados miembros consideren que existen desviaciones graves del cumplimiento satisfactorio de las metas y los objetivos pertinentes, podrán solicitar al presidente del Consejo Europeo que remita la cuestión al siguiente Consejo Europeo.

Acción por el clima

El 30 % del total de los gastos del MFP y de «Next Generation EU» se destinarán a proyectos relacionados con el clima. Los gastos contraídos en el marco del MFP y del instrumento «Next Generation EU» se atendrán al objetivo de la UE de lograr la neutralidad climática de aquí a 2050, a los objetivos climáticos de la UE para 2030 y al Acuerdo de París.

Estado de Derecho

Los intereses financieros de la Unión se protegerán de conformidad con los principios generales consagrados en los Tratados de la Unión, en particular los valores a que se refiere el artículo 2 del TUE. Asimismo, el Consejo Europeo destaca la importancia de respetar el estado de Derecho. Habida cuenta de lo anterior, se establecerá un régimen de condicionalidad para proteger el presupuesto y «Next Generation EU».

Recursos propios

Los dirigentes de la UE han acordado proporcionar a la UE nuevos recursos para reembolsar los fondos obtenidos en el marco de «Next Generation EU» y han alcanzado un acuerdo sobre una tasa sobre el plástico que entrará en vigor en 2021. Se espera que la Comisión presente ese mismo año una propuesta sobre una medida de ajuste de las emisiones de carbono y un impuesto digital, que se aplicarán antes de finales de 2022.

Más adelante, la Comisión presentará una propuesta revisada sobre el régimen de comercio de derechos de emisión de la UE (RCDE UE), que podría hacerse extensivo al transporte aéreo y marítimo. También podrá haber otros nuevos recursos, como un impuesto sobre las transacciones financieras. Los ingresos generados por los nuevos recursos propios instaurados después de 2021 se utilizarán para el reembolso anticipado de los empréstitos contraídos en el marco de «Next Generation EU».

Se creará una reserva para el Brexit dotada con 5 000 millones de euros con el fin de brindar apoyo a los Estados miembros y los sectores económicos más gravemente afectados por el Brexit.

El presidente Michel presenta su propuesta el 10 de julio de 2020.

Antecedentes

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, presentó el 10 de julio su propuesta para el marco financiero plurianual (MFP) y el paquete de recuperación.

«Los objetivos de nuestra recuperación pueden resumirse en tres palabras: la primera es convergencia; la segunda, resiliencia; y la tercera, transformación. Esto significa, concretamente, reparar el daño causado por la COVID-19, reformar nuestras economías y remodelar nuestras sociedades», declaró.

Tras los debates bilaterales con los dirigentes de la UE, el presidente Michel determinó los seis elementos constitutivos de un posible acuerdo futuro.

El 19 de junio, los dirigentes de la UE cambiaron impresiones, por videoconferencia, sobre la propuesta relativa al nuevo Plan de Recuperación y al marco financiero plurianual (MFP) para el periodo 2021-2027 que la Comisión Europea había presentado el 27 de mayo de 2020.

Tras la reunión, Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, inició las negociaciones políticas con los dirigentes de la UE.

El 23 de abril de 2020, el Consejo Europeo decidió trabajar en la creación de un fondo de recuperación para responder a la crisis de la COVID-19. Los dirigentes encomendaron a la Comisión Europea que presentara con urgencia una propuesta, y que aclarase también el vínculo entre el fondo de recuperación y el presupuesto de la UE a largo plazo.

.

Esta entrada fue publicada en Casa de Europa. Guarda el enlace permanente.