Quienes Somos

La Casa de Europa nace de la preocupación de un grupo de hombres y mujeres por el proceso de unificación europea.

Interesados en todas las cuestiones relativas a la Unión Europea en el campo político, económico y social.

Preocupados por problemas que sobrepasan las fronteras de cualquier nación, incluso de cualquier continente: derechos humanos, protección del medio ambiente, la seguridad y la paz mundiales, la educación, la sanidad, el empleo, etc. son algunos de esos problemas, aunque evidentemente, no son todos.

Coincidimos con el resto de Casas de Europa –más de 100, distribuidas por 15 países europeos– en la independencia respecto de los medios políticos, religiosos o cualquier otro; en la conveniencia de poner en contacto a hombres y mujeres de nacionalidades distintas –de culturas distintas, por tanto– que puedan presentar y discutir sus problemas, y que sean capaces de reconocer y admitir sus propias diferencias económicas y culturales, por encima de resentimientos tradicionales.

Compartimos con el resto de Casa de Europa, integradas en la Federación Internacional de Casas de Europa (FIME), en su vertiente formativa e informativa conducente a una integración más social y más progresista, principios como:

El mantenimiento de la paz en Europa y como contribución a la paz en el mundo.

El desarrollo y mantenimiento del Estado de Bienestar en Europa, que llegue incluso al “tercer” mundo.

La evolución y el mantenimiento de un orden político que tenga en cuenta la dignidad de las personas.

El desarrollo y ejercicio de una solidaridad social entre hombres y mujeres, entre grupos sociales. entre los pueblos de Europa y del mundo entero.

La Casa de Europa en Cantabria nace sin limitación temporal alguna, ni de tareas a realizar; con vocación y propósito de convertirse en el lugar de encuentro de toda forma de pensamiento presidido por la tolerancia, el respeto, la convivencia y la pluralidad. Tienen cabida en ella, por consiguiente, todos los ciudadanos y ciudadanas que compartan nuestras inquietudes.

La Casa de Europa en Cantabria pretende, al igual que el resto de Casas de Europa integradas en la FIME, ser un foro de formación, información y debate, con la vista puesta en la idea de una Europa democrática y federal.

Sensibilizar y generar opinión en torno al proceso de construcción europea, es el reto. Los ciudadanos y ciudadanas ven cada día con más preocupación que muchas de las respuestas y alternativas de sus entornos inmediatos, regionales o nacionales se encuentran en el contexto europeo.

Nuestro firme convencimiento de la necesidad de llegar a una Europa Federal, como vía para salvaguardar la paz y la prosperidad, al mismo tiempo que se profundiza en la precaria solidaridad del género humano, nos hace perseverar en el nada fácil empeño de conseguir una gran Casa de Europa en Cantabria que sea un auténtico lugar de encuentro de todos los ciudadanos y ciudadanas que, a su sentimiento de pertenencia a la comunidad local, unan sus sentimientos de aldea global y de construcción europeísta.

Para la Casa de Europa en Cantabria, Europa ha sido y es, bastante más que un territorio limitado a los estados miembros de la Comunidad Europea. Potenciar desde el debate la participación ciudadana es el paso prioritario a la verdadera creación de un tejido social que active y dinamice una Unión Europea amplia y plural.